La empresa debe respetar los acuerdos de estabilidad en el empleo que firmó con sus trabajadores.