Los incumplimientos sancionables de altos directivos prescriben en 12 meses